Facebook Twitter Google +1     Admin

Motor City

Detroit no era Los Angeles, ni San Francisco. En la Ciudad del Motor no estaban para zarandajas psicodélicas, ni desvaríos instrumentales. Allí premiaba la inmediatez. Al salir de la cadena de montaje de cualquiera de las fábricas de automóviles, los chavales quería soltar presión tomándose unas birras con sus chicas y gozar de ritmos trepidantes y liberadores. 

De Stooges a MC5, pasando por Mitch Ryder o Bob Seger, por citar a algunos de los grandes, la consigna era ritmo y diversión. En este sentido,Seger cubría todas las expectativas. Sú música iba directa al grano. Al mismo grano utilizado para destilar una Jolly Pumpkin.

 

Lunes, 31 de Mayo de 2021 15:09. Autor: Javier #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris