Facebook Twitter Google +1     Admin

Disparando a la luna

Kevin Ayers ejercía de verso suelto. Su reino se extendía entre las barcazas de los canales londinenses y Delà, en Mallorca, donde solía recalar en la casa de Robert Graves, otro británico autoexilado a la luz de la luna. Allí recibió la visita de un Mike Oldfield recién aterrizado en la fama, por mor de la campanada de marras, al que cerró la puerta en las narices. El mismo Oldfield que fue su protegido durante años, y al que podemos ver tocando el bajo en este video.


Martes, 13 de Julio de 2021 14:33. Autor: Javier #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris