Facebook Twitter Google +1     Admin

Sinfonía de bolsillo

Brian Wilson no sabía leer una partitura. Brian Wilson podía acercarse a un guitarrista de estudio y, para aclarar lo que esperaba de él, espetarle: “quiero que toques como una noche estrellada”. Brian Wilson era un genio.

En 1967 BW se disponía a grabar su particular Sgt. Pepper, pero ni las condiciones físicas, ni las mentales de nuestro hombre, eran las mejores. Un exceso desmedido en el consumo de drogas, unido a una paranoia galopante, coronado por una sordera incipiente. Ese era el desalentador cuadro que presentaba el líder de Beach Boys en el momento de entrar en el estudio de grabación para enfrentarse a la que habría de ser su obra magna: “SMiLE” o, cómo él decía “una sinfonía adolescente para Dios”.

La historia es demasiado larga. Tras casi una año de grabación, ante el despiste que demostraba el resto del grupo, y la negativa por parte de los ejecutivos de Capitol para poner a la venta el material que Wilson les entregaba, las cintas acabaron almacenadas, sine díe.

Durante los años siguientes, se filtraron demos, ensayos, canciones con diferentes arreglos…pero el álbum jamás llego a editarse tal y como Wilson lo había concebido. Es cierto que en 2004, ya sin sus compañeros de banda, llegó a publicar un disco grabado en directo, llamado “Brian Wilson Presents Smile”. Pero aquello nada tenía que ver con la idea original.

Cabin Essence es una de esas “sinfonías de bolsillo” que Brian ideó. En este tema podemos apreciar la dulzura y la locura que anidaban en el cerebro de uno de los mayores compositores de música popular del pasado siglo.

Jueves, 15 de Julio de 2021 19:16. Autor: Javier #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris